martes, abril 28

Total control de Dorotea sobre los trabajadores del STEUS

No deja de sorprender que, a pesar de que el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (STEUS) estalló la huelga el 3 de abril en una cerrada, y polémica votación, hasta hoy, 28 de abril de 2009, la líder de ese sindicato no ha convocado a ninguna asamblea a los agremiados. Es una señal del control que ejerce Dorotea Rascón sobre la voluntad de los trabajadores universitarios ya que, dado el inicio y el curso que ha seguido el movimiento, sería de esperarse el surgimiento de líderes que pudieran capitalizar la inconformidad existente en muchos trabajadores por mantenerse la huelga. Está claro, por la votación, que el aferre de Rascón a mantener la huelga no cuenta con la aprobación de una buena parte de los sindicalizados, y no decir de la sociedad sonorense, que ve con muy malos ojos que los fines torcidos de Rascón mantengan paralizadas las labores de la Máxima Casa de Estudios de Sonora. Muy bien haría en estos momentos la figura que encabezara a quienes no comulgan con la forma totalitaria, intolerante, y antidemocrática de Dorotea Rascón. ¿Por qué no se ha atrevido a tomarles parecer a los trabajadores en una nueva votación?. Y por si fuera poco, existe la posibilidad de que por medio de su marido muy metido con el Dr. Sergio Barraza, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (STAUS), tengam el control de ambos sindicatos. Ya se presentaron evidencias de esto cuando el día en que estaba emplazado el estallamiento del STAUS, y habiéndose establecido un acuerdo de hacerlo a partir de las 11 de la mañana, el sector de extrema del STAUS decidió jugarle chueco a sus compañeros y canceló esa votación. Muchos académicos que ya tienen establecida su postura contra la huelga simplemente decidieron presentarse a votar a la hora previamente acordada, y cual sería su sorpresa cuando se encontraron con el madruguete.

A ver cuánto más resiste la gente del STEUS, muchos de ellos, seguramente ahora más de la mitad, en huelga no por convicción sino por la obligación que les ha impuesto Dorotea Rascón, para satisfacer sus muy personales intenciones. Una persona como ella es la Secretaria General, pero no debería ser reconocida como líder, una líder sería otra cosa, no desgastaría a su gente de esta forma por sus intereses particulares.

2 comentarios:

cecililla_azul dijo...

Sin palabras, mis prejuicios contra los sindicatos solo se alimentan más con estas cosas. Prefiero batallar yo sola a ser explotada en equipo pasivamente. Los sindicatos le hacen a los trabajadores aquello de lo que supuestamente los van a proteger.

Anónimo dijo...

En el caso del STEUS, Dorotea Rascón sigue cobrando muy buen salario, mientras que sus peones ya tienen que estar siendo ayudados para cubrir sus necesidades más apremiantes.